Sobre mí

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Costa da Morte (Galicia)

Inmediaciones del Cabo Roncudo
Leyendas de ciudades sepultadas, supersticiones, santos que curan el "meigallo" (mal de ojo) o piedras que son "milagreiras"... El recorrido, que va desde A Coruña o desde la Ría de Noia y Muros hasta Finisterre, está jalonado de iglesias, naturaleza salvaje y aguas bravas, es A Costa da Morte
Cabo principal de Bergantiños junto con los de Santo Hadrián y Nariga, la punta de Roncudo debe su nombre al eco del rugiente Atlántico en la costa de este promontorio. En sus acantilados, hombres y mujeres se juegan la vida escapando de grandes olas y gélidos remolinos en su oficio de recogida del precioso fruto de mar.

El faro Roncudo avisa constantemente al tráfico marítimo de la Costa da Morte de la proximidad y peligrosidad de este mar, cementerio tradicional de barcos naufragados. Las cruces de piedra levantadas en el cabo recuerdan también la vida de marineros ahogados o desaparecidos en este océano infinito.

El espacio natural de Roncudo ofrece una completa excursión por sus abruptas costas, completada con el ocio de las pequeñas playas escondidas en sus acantilados y de las típicas tabernas de Corme.
El pequeño puerto pesquero de Laxe nos transporta de lleno en la vida marinera de la Villa.
Uno de los parques eólicos más importantes de Galicia se encuentra en A Costa da Morte.
Un barco SECUESTRADO, me sorprendió ver ese cartel.
La localidad de Camariñas está invadida por numerosas tiendas dedicadas a la confección y venta del famoso encaje.
El yate del "jefe"
Me gusta ir por lo menos una vez al año por A Costa da Morte. Además del espectáculo bellísimo y feroz del paisaje me encanta mezclarme con la vida marinera de los lugares de los distintos pueblos, del olor a pescado fresco, de salitre, de mar y de gente acogedora.

No dejéis de visitar A Costa da Morte, ésto es otra cosa.

martes, 15 de noviembre de 2011

La mujer mendiga

Este retrato es uno de mis robados. Una vida con historia sin duda, aunque yo la desconozco.

Me sorprendió su rostro surcado y su mirada triste. Su indumentaria cuidada chocaba con sus pies descalzos.
¿Me pregunto que vida habrá llevado para andar así por la calle?

miércoles, 2 de noviembre de 2011

La bravura del mar gallego

Playa de Doniños- Ferrol (A Coruña-España)
Las playas de las Rías Altas  gallegas no son tan tranquilas para el baño como las de las Rías Baixas, pero tienen un paisaje maravilloso, salvaje, inquietante, hipnótico e insuperable. Esta imagen es de hace un par de días y lo que véis, son olas, sí, olas que parece que se van a comer los niños, los papás, y hasta el carrito.

Lo cierto es que la gente es osada, ¿os parece normal que de la forma que estaba el mar, los padres dejaran esos niños tan cerquita de esas olazas?

Espero que disfrutéis de la imagen, la mitad de lo que yo disfruté del espectáculo en vivo y en directo.