Sobre mí

miércoles, 30 de abril de 2008

Mi vida en Montevideo (III y último capítulo)

Cuando terminé el equivalente español al antiguo C.O.U., me quedó Literatura, así que cuando en la siguiente convocatoria la aprobé ya me había quedado sin plaza para cursar la carrera de Historia que era la que quería estudiar.

Plantearme un año sin hacer nada no iba conmigo, así que decidí, venir a España, a
conocer a mis abuelos y demás familia. No tenía novio, nunca tuve novio en Montevideo, algún amigo, algún besito, pero enseguida me cansaban y pronto les encontraba multitud de defectos, así que tampoco sentimentalmente me sentía atada.
En mi casa mi decisión cayó
como una bomba, mis padres no tenían más hijos que mi hermano de 11 años y yo que tenía 18. Todo el mundo intentó convencerme para que me quedase, pero la inconsciencia propia de la edad y mi tozudez convirtieron ese deseo en algo imposible de cumplirse. Fue un drama, mi madre se desmayó en el aeropuerto, pero yo me fui tan alegremente.

Mi billete era de ida y vuelta. No sabía muy bien lo que iba a hacer, pero quería probarme. A los cuatro días de llegar me puse a trabajar.

Esto me horrorizaba, la gente en general me parecía poco amable, poco culta, poco simpática, poco cariñosa y fea. A Coruña me parecía un pueblo, constantemente me parecía que no salía del mismo cuadrado, la veía como una ciudad demasiado pequeña y con pocas opciones en todos los sentidos.
¡¡Claro que cuando pasaron los dos meses y tenía que hacer uso de mi billete de vuelta me hubiese ido caminando, no había nada que me hubiese apetecido más!! Extrañaba tanto, tanto, tanto que no me llegarían mil blogs para explicarlo, tantas noches lloré encima de la almohada que no recuerdo cuando dejé de hacerlo. Extrañaba a mis padres, a mi hermano, a mi familia, a mis amigos. Extrañaba mi casa, mis cosas, los mimos que allí me proporcionaban todo el mundo. Allí yo era Isa con mayúsculas, aquí una perfecta desconocida incluso para esta nueva familia que acababa de conocer. Pero mi orgullo era en aquél entonces tan fuerte que cualquier cosa antes de dar un paso atrás y me quedé. Mis padres vendieron todo y se vinieron con mi hermano cuando yo ya llevaba un año aquí. Llegaron justo para asistir a mi boda, sí, como extrañaba
tanto todo decidí casarme con alguien que pasaba cerca y me lo pidió. Ese fue el precio mayor que pagué por la emigración y tardé muchos años en rectificar el error. Cuando se es tan joven, se está tan segura de todo como yo lo estaba, se es tan soberbia y petulante, es fácil que uno se estrelle en algún momento, yo lo hice varias veces a lo largo de mi vida, aunque el golpe más fuerte me lo llevé cuando me casé.

He vuelto a Montevideo, he restañado heridas, me he congraciado y perdonado a mi misma y he concluido que ya no es el país donde quiero vivir. Mi recuerdo es perfecto porque está suscrito a aquellos maravillosos años que embellecen mi vida, pero si de algo estoy segura es que lo que soy es gracias a las semillas sembradas en mis años montevideanos. He trasladado costumbres uruguayas a mi vida coruñesa y no solo culinarias, que también, muchas otras que son imperceptibles, pero de las que soy consciente ennoblecen mi personalidad. En esas mismas costumbres he criado a mis hijos y hoy en día que ya viven independientes las siguen al pie de la letra. Ya hace muchos años que no tengo acento uruguayo, pero cuando escribo a mis primos y me suelto la melena, escribo “uruguayo” con gran fluidez.

Ahora este lugar en el que vivo ha ido creciendo a medida que yo también lo fui haciendo, y ya es mi casa, mi lugar, mi hermoso rincón del mundo.

lunes, 28 de abril de 2008

Mi vida en Montevideo (Capítulo I)

Nací en Montevideo, capital de Uruguay, un 27 de marzo de hace tantos años que para mejor ser, di sabiamente al olvido.

Viví allí hasta los 18 años, y de aquellos años proceden algunos de mis mejores recuerdos. La gente es cariñosísima, simpática y mantienen entre sí una relación de apoyo tan entrañable ante cualquier problema, que no lo he vuelto a ver en ningún otro sitio.
Teníamos en aquel entonces un muy buen nivel de estudios (era habitual contar entre nosotros a estudiantes becados de otros países cercanos) y casi todos los niños estudiábamos inglés desde una edad muy temprana.

Ya desde muy niña fui una gran aficionada a la lectura y tenía buenas bibliotecas
de las que hacía uso y abuso. Montevideo era una ciudad cosmopolita y mis amigos y compañeros de estudios eran hijos de italianos, portugueses, españoles, franceses, alemanes, judíos. La variedad étnica había dado lugar a gente muy diversa físicamente en la que había mucho agraciado que ver. Había chicos altos y verdaderamente guapos, no todos, claro, pero los que a mí me gustaban, eran así. Recuerdo que mis amigos me decían que tenía cara de gallega porque siempre tuve la cara muy redonda.
En mi época de estudiante hacía de todo, iba al instituto, a estudiar inglés,teatro,
mecanografía, manualidades, iba al cine, a la discoteca, visitaba exposiciones de arte, iba a conciertos de cantautores de canciones protesta, participaba en manifestaciones de izquierda y también acudía a la discoteca.

Una costumbre muy arraigada era la celebración de los cumpleaños, así que me encantaba cuando era el mío, los sándwiches, la pascualina, las masitas y alfajores de dulce de
leche, las pildoritas (salchichas pequeñas), la pizza, la torta de ricotta, todo era súper rico. Adornábamos todo con globos y hacíamos la piñata llena de sorpresas, que el niño más avezado con una venda en los ojos terminaba rompiendo al tiempo que los demás nos lanzábamos al encuentro de las chucherías. Cuando una chica cumple 15 años, la fiesta se celebra en un local alquilado al efecto. Es como una puesta de largo. La mía fue preciosa, mi vestido era blanco plateado y estrené mis primeros tacones. En aquél entonces mi pelo cubría mis hombros y lo llevaba con algunas flores blancas. Cuando entré en el club, quince niñas con una vela encendida en la mano y quince niños con una rosa me abrieron paso y a medida que iba avanzando apagaba una vela y recogía una rosa. El menú se distribuía en mesas redondas con platos fríos y una gran tarta de varios pisos. El baile se abrió con un vals que inauguramos mi padre y yo. Después varios amigos se fueron turnando para bailar conmigo. Finalmente bailamos música disco hasta las cinco de la mañana.

Un enorme álbum de fotos testimonian la fecha y contribuyen a mis recuerdos. Continuará.....

domingo, 27 de abril de 2008

Concierto con los ojos cerrados.....



Noche del viernes

Milton Nascimiento es un guitarrista, compositor y cantante brasileño. Su música de estilo melódico y su portentosa voz me empujó el viernes a asistir en el Coliseum de A Coruña a un concierto suyo.

Hay músicos que mejoran en directo y otros al contrario. Este músico excepcional, ha sido de los segundos. Verlo aparecer en el escenario fue un shock visual. Es tan tan tan tan feo, que resulta molesto de ver, vamos, parece el monstruo de las galletas y si me lo encuentro de noche, echo a correr, ¡¡qué susto!!! Además de su especial look (cabello trenzado que le cubría el rostro y gafas de sol), vestía un traje de cuero (chaqueta y pantalón) tan amplios que me recordó el traje de aguas que utilizan los operarios del servicio de limpieza. Sin embargo su voz melodiosa y potente, no desmerecía en absoluto lo que del había oído. Debido a que su presencia física interfería en mi percepción musical, opté por cerrar los ojos, así… mucho mejor. Bueno, estarán Uds. pensando que cómo me atrevo a ser tan mala y cruel con la presencia física de este maravilloso cantante. Primero porque si un hombre es guapo no me corto en decirlo, así que no veo la causa de callarme si es feo y éste, es feo de coj…... Segundo porque no está escrito que aunque me guste su voz, haya de gustarme su aspecto. Tercero y último, no volveré a verle en directo, me quedo con su música enlatada que me permite quedarme con lo que me interesa de su persona y ahorra a mi sensibilidad visual pasar un mal rato.

Ayer sábado-Jazz

Joe Lovano en el saxo y McCoy Tyner en el piano
encabezaron el grupo de jazz que ayer sábado actuó en el Palacio de la Opera , en el último concierto del ciclo de jazz que este mes se vino ofreciendo en A Coruña. A pesar de que me encanta el jazz y que el saxo tenor es un instrumento que me rechifla en este género musical, no consiguieron hacerme vibrar. Le faltó garra, ritmo y coordinación musical. Otra vez será.

Lo mejor de la noche fue lo que vino después, cenita, tertulia, amigos, risas y buen rollo.

jueves, 24 de abril de 2008

Van Gogh es un pintor que me gusta especialmente, dos cuadros suyos visten las paredes de mi casa.

“La noche estrellada” es uno de ellos y está en mi habitación. Además de ser una copia muy lograda y muy bien pintada, fue un regalo de una persona muy especial para mí.

martes, 22 de abril de 2008

Premio "Blog con embrujo"



He creado este galardón con el objeto de premiar aquellos blogs que contengan, entre otros, humor, encanto, chispa, originalidad y buen hacer literario.
Aquellos Blogs que cuenten historias que me embrujen, que me enamoren, que me hagan reír, llorar o aprender.
Historias narradas desde el corazón, con sinceridad , espontaneidad, sencillez o sofisticación, haciéndolas por todo ello, interesantes, entrañables y entretenidas.

Cada uno de los blogs que cito a continuación, se han hecho a mis ojos, merecedores de este Premio, por todos o algunos de los motivos que acabo de citar.
¡¡Enhorabuena a los premiados!!

Flor , porque su blog derrocha espontaneidad y simpatía.
Pedro sus entradas siempre abundan en palabras y reflexiones.

Sybila regala emociones, sentimientos, palabras, su blog es la garantía de pasar un buen rato.

Alu, la perspectiva de una adolescente con inquietudes y muchos sueños que cumplir. Su blog es fresco y espontáneo.

Mr. Tas, sus entradas inteligentes siempre inducen a pensar y a reflexionar.

Tujes, sus relatos interesantes y bien escritos invitan habitualmente al lector a ser partícipe de los mismos. No olvido visitarle, siempre salgo de su casa mejor de lo que estaba al entrar.



"Elegy" Dirigida por Isabel Coixet - 2008

Me gusta Isabel Coixet. He visto todas sus películas y pronto decidí que vería las futuras que hiciera sin atender a lo que dijera la crítica. Así me convertí en su fan incondicional.

El sábado pasado he visto “Elegy”.

La película está basada en una novela de Philip Roth, aunque como no he leído el libro no sé si es fiel o no. Lo que sé es que me ha gustado. Me ha encantado la música a cargo de Erik Satie, soberbio, magistral, como siempre.

Ha sido un placer ver compartir pantalla a Ben Kinsley y a Penélope Cruz.

Ben Kinsley es un actor que literalmente, me fascina, le he visto en otras muchas películas y suponía una garantía para mí que participara en esta. No es un hombre guapo pero tiene un puntito de tío interesante que me mola.

De Penélope voy a decir, en contra de lo que alguna gente defiende, que me parece una gran actriz, ha aprendido, ha crecido e interpreta como lo harían las grandes. Quiero hacer hincapié en lo guapa que es y lo bellísima que luce en esta película. La directora le ha regalado numerosos primeros planos donde aparece esplendorosa.

Las escenas más tórridas fueron mostradas con erotismo, con sensualidad, con un estilo que me ha encantado. Uno termina imaginando más de lo que ve.

No voy a extenderme más porque no quiero decir nada que destripe la película ya que esta acaba de estrenarse, solo apuntar por último que está muy bien tratado el amor y el desamor, desdramatizando con pequeños toques de humor.

Nuevo y entrañable Premio

GRACIAS, Natacha, por haberte acordado de mi a la hora de repartir este precioso y entrañable premio.

Me encanta tu blog "Y la luz se hizo" porque siempre escribes entradas interesantes de importante componente social, porque es una mujer comprometida y nos acerca cada día un poco más a la realidad de este mundo.

viernes, 18 de abril de 2008

"J.M. y la maravillosa Natalia Ginzburg"

No conozco a J.M., al menos no lo conozco personalmente, aunque mucho de referencias. J.M. es amigo de mi pareja desde hace muchos años, aunque viven en ciudades distintas y no suelen verse. Pero se escriben.

J.M escribe unos poemas, que además publica en su mayor parte y que son , sencillamente deliciosos. Por lo que me cuenta mi pareja y por lo que he leído, J.M. es un hombre que apura los momentos de placer hasta el máximo, posee una sensibilidad exquisita y el simple acto de tomar una cerveza lo convierte en un derroche de sensualidad. Creo que he dejado bastante claro, la admiración que siento por J.M. aún sin conocerle.

En varias ocasiones en las que J.M. le ha enviado a mi pareja por mail, poemas suyos, he tenido el gusto de leerlos, pero también de ir reparando como para J.M. cualquier motivo era bueno para asociar la séptima maravilla de este mundo con su idolatrada Natalia Ginzburg.

Mi pareja que es un lector compulsivo y que tiene una biblioteca de más de cuatro mil volúmenes, no conocía a esta escritora de nada en absoluto. Pero la semillita estaba sembrada, yo quería conocer esa escritora que J.M. tanto veneraba.

Así fue como me compré “Pequeñas Virtudes”. Este libro recoje once breves ensayos que son una muestra de la sutileza y garra de la escritora. Su relación de pareja (que es para no perdérsela), sus recuerdos de la infancia, su opinión de los ingleses (fruto de unos años de residencia en Londres, los ridiculiza un poco pero me partí de risa), lo que significó para ella tener hijos, etc.

“Por lo que respecta a la educación de los hijos, creo que no hay que enseñarles las pequeñas virtudes, sino las grandes. No el ahorro, sino la generosidad y la indiferencia ante el dinero; no la prudencia, sino el coraje y el desprecio por el peligro; no la astucia, sino la franqueza y el amor por la verdad; no la diplomacia, sino el amor al prójimo y la abnegación; no el deseo del éxito, sino el deseo de ser y de saber.
“Pequeñas Virtudes” Natalia Ginzburg “

Natalia G. practicó un estilo narrativo de los más sencillos y cercanos que yo jamás haya conocido en un escritor. Cuenta las cosas como si te las estuviese contado una amiga. Su escritura te provoca constantemente sed de más.

En “Pequeñas Virtudes” es más ella que nunca. Desborda sabiduría, inteligencia, fino sentido del humor y buen hacer. Quedé profundamente sorprendida con la mentalidad abierta que tenía para ser una mujer de aquella época.

Al cabo de un tiempo, leí otro que no quedó fijado en mi recuerdo, así que poco puedo comentar.
Y esta semana leí “Querido Miguel”, que se desarrolla en forma de cartas. Prácticamente durante todo el libro unos se escriben a otros y los otros a los unos. Es fuerte, gracioso, tierno, un libro para no dejar de leer, además son 150 pág y se lee rapidísimo. Ahh, y otra cosa, me ha permitido conocer un poquito más del ser humano y pensar.

Aunque no conozca a J.M. he de darle las gracias por adentrarme en el mundo de esta fantástica mujer (su biografía no tiene desperdicio y aconsejo leerla, aunque sea brevemente) para mí, ya todo un referente en el mundo de la literatura.

jueves, 17 de abril de 2008

"Querido Miguel......


"…. Deberías de ir a ver a tu padre, yo fui ayer. Era el primer jueves de mes . Le estuve esperando en el café Canova y me telefoneó su criado para decirme que se encontraba mal. Así que subí. Estaba en la cama. Le encontré muy desmejorado. Ya ni come, ni poco ni mucho. Y sigue fumando, claro.
A lo mejor piensas que yo debía mudarme a casa de tu padre para cuidarlo. A mí, también algunas veces se me pasa la idea por la cabeza, pero creo que no lo voy a hacer. Me asustan las enfermedades; las de los demás, las mías no, pero es que yo casi nunca he estado mal. Cuando mi padre tuvo la diverticulitis, fui a verle a Holanda. Pero sabía de sobra que no era diverticulitis. Era cáncer. Así que no me quedé y se murió sin estar yo allí. Me remuerde la coinciencia. Pero la verdad es que al llegar a cierta edad, los remordimientos los mojamos en el café del desayuno, como las galletas.
Y luego que si me presentase yo allí mañana, con mi maleta, a saber cuál sería la reacción de tu padre. Ya hace muchos años que le intimido. Y él también me intimida a mí.
No hay nada peor que la timidez entre dos personas que se han aborrecido. Ya no son capaces de de decirse nada.….."

Fragmento de “Querido Miguel” de Natalia Ginzburg

(Acabo de leer este libro, aunque no lo voy a comentar, dejaré esta pequeña muestra y le dedicaré una entrada completa a su autora Natalia Ginzburg. Una mujer que descubrí a través de alguien que estaba fascinado con ella y me contagió. Es el tercer libro que leo de ella y uauuuuuuu, es que de verdad ehhh, no cabe más y me reservo para despacharme a gusto en una entrada futura.)

miércoles, 16 de abril de 2008

Mi cuerpo... ¿PERFECTO?


Vivimos en la sociedad de la PERFECCIÓN. Con ese eslogan nos bombardean constantemente, así que inconscientemente vamos adoptando unos cánones que se alejan peligrosamente de nuestra realidad.

Uno de los paradigmas de la perfección pasa por tener
un cuerpo DIEZ o veinte incluso. Para ello nos muestran año tras año, a modo de referente a unas modelos que lucen esqueléticas.

Eso es lo que
mola, al menos terminamos convenciéndonos de ello. Claro que llega el verano, vamos a la playa y comprobamos aliviadas como el 80% de las mujeres usamos entre la T.42 y la 44 y que eso es lo NORMAL, porque la constitución física de las españolas, no se puede comparar con la de las noruegas, por poner un ejemplo.

Ahora hay una fuerte cultura de los
productos LIGHT, otro negocio más. Así que hay coca cola light, yogures, quesos, mayonesas, pizzas y un sin fin de productos con esta etiqueta. Cuando has logrado convencerte totalmente que comiendo esos productos estás a salvo, de repente un día cualquiera escuchas o lees en un medio de comunicación que resulta que no es seguro, que mejor dicho, que “tal producto” tiene más calorías que los que son “normales”. Así que vuelta a empezar...
Desde que recuerdo que tengo cuerpo y que me he de preocupar por el, allá por
los 12 años, he oscilado entre la T-40 y 44, dependiendo de los fabricantes y de la estación del año en el que nos encontremos.
No vivo del cuerpo
, así que tampoco soy una paranoica de las dietas, me gusta comer, lo disfruto y me privo lo justo, es decir, poco o nada. Aunque tengo un problema, soy hipermegasúper presumida y eso sí que lo tengo que conciliar con la talla a la hora de ponerme modelitos de temporada.

Ahora estoy en plan,
“frenar urgentemente el desparrame” y no llegar bajo ningún concepto a usar la talla SÚPERFOCA. Durante la semana como “más sano” y con lo rico que es comer un poco “enfermo”, pero bueno, todo sea por la causa. Verduras, pescado cocido o la plancha, filete a la plancha, pan tostado y un poquito del fresco (no puedo comer sin pan) yogures light, queso fresco light, sacarina con el café y las infusiones. Y camino, mucho, ayer dos horas. Caminar es lo que más me gusta del plan ITV verano-2008.
El finde, páso. Vamos que torturas chinas las minimas y el finde si me apetece tomar un pastel de chocolate me lo tomo y me relamo de gusto. Tampoco es que tenga que perder diez kilos, no conviene exagerar, si pierdo 4 o 3 ya estaría absolutamente arrebatadora de guapa y eso lo consigo fácil (le quito hierro para animarme), porque como dice el refrán popular, “la que nace bonita, a poquito que se cuide”.

NO, ya no tengo abuela (la aclaración va por si alguien lo dudaba)





martes, 15 de abril de 2008

"Menorca"


Uno de los lugares de los que guardo mejor recuerdo es sin lugar a dudas de Menorca.

La belleza de las calas Menorquinas es de sobra conocida, sus aguas cristalinas de azul intenso son un auténtico oasis.
Me sorprendieron los accesos a algunas calitas, en ocasiones a través de auténticos caminos forestales, prevaleciendo la conservación de los parajes naturales.
Recuerdo especialmente lo que disfruté en el agua. Aunque no estaba planeado, una vez allí, decidí comprarme una colchoneta inflable, gafas de bucerar y unas aletas. Alguien puede pensar que quizás no tenga edad para jugar en el agua con esos artilugios, pues no, está totalmente equivocado. Por primera vez en mi vida me pasé ratos de risa intensa subiéndome y cayéndome de la colchoneta y disfrutando a tope el tiempo que permanecía encima. También fue la primera vez que bucee y fue una experiencia que a partir de ese momento, he repetido en varias ocasiones y no puede rechiflarme más.

Otro de los encantos que encontré en Menorca fue la sensación de tranquilidad, compartido con un turismo nada agresivo.
Mahón con su enorme puerto, rodeado de numerosos restaurantes, resulta una lujuria para pasear por allí al anochecer, mucho ambiente, colorido, puestos de venta ambulante. Por cierto, riquísima la caldereta de langosta y súper buenos los quesos.

Menorca también tiene una importante cultura prehistórica. La visita a la Naveta dels Tudons, que me encantó por su construcción y buena conservación. El recorrido por las Taulas Menorquinas lo hice en medio de un calor tremendo, aún así fue toda una experiencia. Sorprendente la vista de los Talayots.
El Faro de Favárix también ocupó una de las tardes de mi estancia en la preciosa isla y fue otro de los maravillosos recuerdos que me traje conmigo.



lunes, 14 de abril de 2008

"El mal del siglo..... el aburrimiento"

Hay un porcentaje elevado de seres humanos que se mueren de risa, pero también hay quienes se mueren de aburrimiento.

Los extraterrestres, que no nos aburrimos nunca, tenemos serias dificultades para comprender este sentimiento.
El aburrimiento se ha denominado el “Mal del siglo”, por algo será.

El hombre moderno tiene pavor al aburrimiento. Hay ciertas personas que tienen especial facilidad para aburrirse y buscan compulsivamente excitaciones.

Todo lo aburrido es pesado, triste, cargante, por tanto las personas que son poseedoras de este estigma terminan siendo unos pelmas de los que escapamos.

El aburrimiento es la nada, no sentir ninguna emoción, tener la cabeza desocupada, libre de preocupaciones, el vacío de la imaginación, la falta de interés, la carencia de estímulos. Por no haber no hay ni siquiera estímulos negativos como en el miedo o el dolor.

Séneca describió el aburrimiento en un espléndido texto: “¿Hasta cuándo las mismas cosas? Me despertaré, me dormiré, tendré apetito, me hartaré, tendré frío, tendré calor. Ninguna cosa tiene fin, sino que todas las cosas se ligan en círculo; huyen, se persiguen; la noche empuja al día, el día a la noche, el estío final en el otoño, al otoño le acucia la primavera; así que toda cosa pasa para no volver. No hago nada nuevo, no veo nada nuevo; en fin de cuentas; esto da náuseas”


La monotonía no explica todos los aburrimientos. La pieza que falta en el puzzle que provoca el aburrimiento es la falta de impulsos y proyectos.

Uno se aburre cuando cree que ya lo ha leído, visto, comido, viajado todo. Cuando pierde la ilusión por la emoción que le puede proporcionar una nueva actividad, cuando llega el hartazgo.

Los hombres Neandertal no tenían tiempo a aburrirse, su supervivencia en un espacio hostil les ocupaba todos sus pensamientos.

El vivir de forma cómoda, indolente, abúlica, roba emociones en muchos casos y provoca hastío.

El aburrimiento podría combatirse con cualquier experiencia que ocupara la mente, aunque fuera desagradable. Liberarnos de la completa ociosidad, ayudarnos a pasar el tiempo.
Hay demasiado ocio mal administrado.

Como he dicho al principio, soy una extraterrestre a la que le faltan horas para hacer todo lo que pasa por mi cabecita.

¿Te aburres tú?


domingo, 13 de abril de 2008

"LUJO EN LA NOCHE DEL SABADO"


Me encanta el jazz y he asistido a numerosos conciertos.

Recuerdo perfectamente el primero al que fui. Se celebró en el Playa Club, una cafetería acristalada ubicada en la Playa de Riazor.

El grupo del que no recuerdo el nombre era afro-americano. Cuando el espectáculo comenzó se apagaron las luces, la gente sentada alrededor de aquellas mesas redondas fumaba sin parar, al menos el ambiente de nebulosa así lo atestiguaba. Incluso pude observar a numerosas personas fumando puros. Las mesas sostenían vasos bajos con hielo de lo que yo deduje sería whisky. Había visto esa escena muchísimas veces en el cine, así que la viví como en una ensoñación.

Mi top en un concierto de jazz pasa por una orquesta con saxo, aunque el clarinete también me gusta mucho, pero el saxofón me hace enloquecer, no me puede rechiflar más.

Ayer noche fui al Palacio de la Opera a un concierto, dentro de un ciclo de Jazz que se celebra aquí en A Coruña.


El grupo, “Richard Galliano, Tangaria Quintet”.

Puedo decir sin temor a exagerar, que hasta ayer de noche, el instrumento que me parecía más anti-jazz del mundo, era el acordeón.

Sin embargo pude comprobar sorprendida como este virtuoso del instrumento que se llama Richard Galliano, digno heredero del inmortal Astor Piazolla, me dejó atónita con el concierto ofrecido. No menos sorprendida con el violín que le acompañaba (amén de contrabajo y percusión) y el manejo magistral del que hizo gala durante todo el concierto.

La acústica del Palacio de la Opera es tan absolutamente espectacular que es una delicia escuchar buena música en ese magnífico recinto.


Estupenda noche-musical de sábado.

(He colgado en el blog una pieza instrumental de este músico, si queréis escucharlo, solo tenéis que pinchar.)

Uauuuuuuuuuuuuu, qué semanita, otro másss!!

Isabel, de "Senderos Intrincados", me ha regalado este maravilloso y brillante premio.

Aunque de modesta tengo lo justo, he de decir que me sorprende, agrada y emociona cada vez que algún bloguer@ amig@ me hace el honor de regalarme algún premio. En este caso, a lo anterior se une la alegría de que venga de las manos de Isabel, una mujer inteligente e interesante cuyo blog le hace honor en toda regla.

Gracias, Isabel!!

jueves, 10 de abril de 2008

La estadística, NO FALLA!!I

En el mundo actual se está invirtiendo cinco veces más en medicamentos para la virilidad masculina y silicona para mujeres que en la cura del Alzheimer.
De aquí en algunos años tendremos viejas de tetas grandes y viejos con pene duro,
pero ninguno de ellos se acordará para que sirven!!!

Dr. Drauzio Varella.

Penoso, ¿no?

Qué ilu, otro PREMIO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
























Hoy, Roxana de EnredArte, ha tenido la generosidad de obsequiarme con este Premio denominado de Honor.

Además de aconsejaros visitarla porque su blog siempre sorprende, acaricia, estremece y provoca una sonrisa, le doy las gracias más efusivas por este regalo.

Según las normas de este tipo de premios, tengo que escoger nuevos destinatarios del mismo, una vez más, mi nominación va por todos vosotros que me leéis y vuestros blogs conforman parte de mis días.

miércoles, 9 de abril de 2008

"Firmin"

“La vida es breve, pero aún así, siempre podemos aprender un par de cosas antes de la traca final. Una de las cosas que tengo observadas es que los extremos se tocan. Los grandes amores se transforman en grandes odios, la callada paz deriva en estrepitosa guerra, el tedio infinito genera enorme excitación.”

Fragmento de "Firmin" de Sam Savage.

“Firmin” trata de las aventuras de un roedor que, nacido en el sótano de una librería de Boston, aprende a leer y a catar la mejor literatura y que a través de los libros va adquiriendo conciencia humana.

He leído este libro por recomendación de otra bloguera, Blausfuemia, su entusiasmo me empujó a su lectura sin pensármelo dos veces y estoy rechiflada de haberlo hecho.

“Firmin” me ha parecido un libro delicioso, fresco, ágil y divertido. Un viaje iniciático de una rata por el mundo de la literatura. Una serie de guiños literarios tan estimulantes que nos mantiene en vilo a lo largo de toda la narración. El mundo real y humano visto por este personaje nos depara infinidad de momentos simpáticos y emocionantes. Esta rata, protagonista de esta novela es tan dulce, inteligente, culta, observadora y simpática que daría lo que fuese por comunicarse con los humanos, así que idea múltiples fórmulas con escaso resultado.

Me sorprendió desde el primer momento la excelente traducción (Ramón Buenaventura) y la riqueza de vocabulario de que hace gala este magnífico libro.

El comienzo del libro es arrollador y mantiene el ritmo hasta casi el final que a mi modo de ver, decae, pero aún así, merece muchísimo la pena.

Altamente recomendable, asegurado un rato delicioso.

viernes, 4 de abril de 2008

Arroz con bogavante

El truco de este plato es la materia prima, bogavante gallego vivo y arroz bomba de primera calidad.
Es bueno que quede algo caldoso. Una vez terminado de cocer, hay que darle cinco minutos de reposo antes de servir.

Estaba para chuparse hasta los dedos ....... de los piesssssssssssssss!!

martes, 1 de abril de 2008

Gianlorenzo Bernini , la Villa Borghese y El rapto de Proserpina







Mi inclinación por la pintura en detrimento de la escultura cambió radicalmente después de mi viaje a Italia. No solo el mencionado viaje consiguió equilibrar la balanza sino que a día de hoy, mis gustos se rinden con pleitesía ante la escultura.























De mi estancia en Roma voy a escoger como lo más especial del universo mi visita a la Gallería Borghese.

Aquellas dos horas (me hubiese quedado 4, pero no podía ser) fueron la borrachera de mis sentidos más fuerte que tuve jamás en una visita a un Museo.

Allí, en esa preciosa Villa Romana, conocí a Gianlorenzo Bernini (Nápoles 1598-1680), uno de los artistas más sobresaliente del barroco italiano.

Un escultor único, personal, impresionante, su estilo bebe de los grandes de la época como Miguel Angel o Caravaggio. Sin embargo, Bernini destaca por su innovación en acercar al espectador a la obra, haciendo a éste partícipe de la acción, rompiendo fronteras.
Vi la exposición casi de milagro, primero me dijeron en taquilla que las entradas se venden con meses de antelación y que no había. Hice un poco de tragicomedia (realmente casi era un drama para mí no poder entrar y eso que aún no sabía lo que iba a sentir). En fin, que me quedé allí de guardia en la taquilla y como pasa a veces, alguien falló y allí estaba yo para colarme en su sitio. Alquilé un audio guía y así me fui enterando de la historia de cada una de las esculturas.





No podría escoger una escultura por su belleza porque me he quedado totalmente enamorada de Bernini y de sus esculturas, pero voy a reseñar una de ellas porque aglutina un poco el todo que me impresionó, un Bernini que luce su magistral saber hacer y una leyenda que acompaña la escultura y la hace vivir, incluso por momentos, moverse, respirar...

“El rapto de Proserpina”(picar para conocer la leyenda)
Por favor fijaros en esas manos, en las venas que las surcan, en como se hunden en el muslo de Proserpina que deja de ser mármol y semeja piel.

Realmente es una escultura para dedicarle tiempo, rodearla una y otra vez. Desde cada ángulo podremos observar nuevas perspectivas. Es tal su belleza que ni las fotografías le hacen justicia.
























Bernini, gracias por habernos regalado estas joyas que perduran siglos después de que las esculpieras. Joyas que resisten modas, que como tales se conservan, cuidan y miman, para que sigamos enriqueciéndonos con la contemplación del arte en su más pura esencia.

Querido maestro, tardé en conocerte pero jamás podré olvidarte, ya formas parte de mi baúl de los tesoros.